Logo whatsapp
Planta de un jardín helada por el frío

Todo lo que tienes que hacer si quieres recuperar tus plantas tras las últimas heladas

Descubre todos los pasos a seguir y cómo evitar el efecto de las bajas temperaturas

A veces el frío no es el mejor aliado para las plantas. Algunas pueden adaptarse y crecer en climas más fríos, mientras que otras requieren temperaturas más cálidas para crecer adecuadamente.

En términos generales, las plantas sufren daños por frío cuando las temperaturas caen por debajo de su rango óptimo de crecimiento. Las temperaturas extremadamente bajas hacen que el agua de las células vegetales se congele. Lo que provoca la muerte celular y, en última instancia, la muerte de la planta.

Veamos algunos aspectos a tener en cuenta para saber cómo recuperar una planta después de una helada.

Pasos a seguir para recuperar una planta después de una helada

Inspecciona la planta: Si una planta parece marchita o tiene manchas negras en sus hojas o ramas, es posible que haya sufrido daños por heladas.

Elimina las partes dañadas: De este modo se evita la propagación de enfermedades. No olvides dejar intactas las partes de la planta que se ven saludables.

Imagen de un logo de WhatsApp pequeño ¡ÚNETE GRATIS YA! Grupo Oficial de Chollos y Ofertas en WhatsApp ¡Pincha aquí!

Humedece el ambiente:  Dado que la congelación puede provocar la pérdida de agua de las plantas, trata de humedecer el ambiente. Si las plantas que sufren heladas están en macetas, basta con colocarlas cerca de un humidificador. Si se planta directamente en el suelo, puedes rociar agua para ayudarla.

Riega la planta:  Después de una helada, hidrata la planta adecuadamente para ayudarla a recuperarse. Asegúrate de no regarlas demasiado, ya que el riego excesivo puede dañar las raíces.

Aplica fertilizante: Los fertilizantes son sustancias que se utilizan para enriquecer el suelo con nutrientes esenciales para el crecimiento de las plantas. A través de su aplicación ayudas a estimular el crecimiento y su recuperación.

Sé paciente: Después de una helada, es posible que la planta tarde algunas semanas en recuperarse. Mantén la calma y sigue proporcionándole cuidados adecuados para ayudarla a recuperarse.

Plantas en casa siendo regadas
Plantas en casa siendo regadas | Getty Images

No podes hasta la primavera

En caso de querer podar la planta, es recomendable esperar a la primavera. Las partes secas o marchitas ayudan a proteger las partes vivas del frío. De hecho, a menos que sea una escarcha negra, las señales de escarcha no significan necesariamente que la planta esté muerta.

Después de la poda, si la planta rebrota con normalidad tan solo tienes que eliminar las hojas muertas. En caso de ver tallos dañados, deberás que podarlos también.

No tengas miedo de dejar la planta incluso al ras con sus ramas. Solo de esta forma tendrás la oportunidad de ver cómo crece de nuevo.

Es mejor prevenir que curar

La anticipación a la hora de proteger las plantas del frío es importante. Estas son algunas medidas que se pueden tomar para prepararlas frente una helada:

Cubre las plantas: Mediante mantas, telas o plásticos puedes ayudar a retener el calor y protegerlas del frío extremo. Debes asegurarte, pero, de que las plantas estén secas antes de cubrirlas y que el material de cubierta no toque las hojas.

Varias macetas con plantas en el balcón de una casa
Hay que tener mucho cuidado con las plantas de exterior | Getty Images

Regar de manera idónea: Las plantas necesitan agua para sobrevivir durante todo el año. Se recomienda hidratarlas durante las horas más cálidas del día para evitar que se congelen las hojas y los tallos.

Plantar especies resistentes al frío: Si vives en un clima frío, es importante elegir plantas que sean resistentes a sus temperaturas. Las plantas nativas de tu área son una buena opción, ya que están adaptadas a las condiciones locales.

Protege las raíces: Las plantas que tienen sus raíces expuestas tienen todos los números para ser más vulnerables al frío. Es pro eso que una capa de tierra sobre ellas puede protegerlas.

Cuida los árboles jóvenes: Estos puedes ser más susceptibles a los daños por frío que los árboles más grandes. Así pues, cubre los troncos y las ramas con mantas o telas para protegerlos del frío.